CONSTRUCCIÓN Y MANTENIMIENTO DE ALCANTARILLADOS: Mantenimiento de la dirección y la pendiente

Para que el sistema de aguas residuales trabaje como fue proyectado, debe ser construido de acuerdo con los planos y las especificaciones. Es muy importante que la dirección y la pendiente de cada alcantarilla estén       establecidas  y  mantenidas  cuidadosamente  de  modo  que  las  velocidades  de  auto-lavado  sean obtenidas.

Antes   de   la   construcción el   contratista   debe   establecer   un dirección   equivalente   donde   n sea interrumpida ni cubierta; luego, medir desde la dirección equivalente para proyectar la zanja en el terreno. Cuando  la  zanja  ha  sido  llevada  cerca  de  su  pendiente  final  se  colocan  tablas  guía  transversalmente  a intervalos de 10 a 15 m, como se muestra en la figura 7.1. La nea central de la alcantarilla se establece en
las tablas guía al medir desde la dirección equivalente y clavar un listón vertical para que uno de sus lados es en la nea central. La cota de cada listón se establece luego y se hace una marca sobre éste en una cota que equivale a una distancia idéntica sobre la pendiente acabada de la alcantarilla en cada tabla guía. Se coloca hacia el interior de cada listón en la marca de la pendiente y se extiende una cuerda de clavo a clavo. Dicha cuerda está en la pendiente de la alcantarilla y directamente sobre su nea central.


La dirección se establece al bajar una plomada desde la cuerda, y la pendiente se verifica con un calibrador
en forma de L marcado en la distancia equivalente al desplazamiento vertical entre la cuerda y la soleta de
la  alcantarilla.  Cuando  el  calibrador  se  instala  en  la  alcantarilla  la  marca  debe  igualar  la  cuerda.  La pendiente se verifica de esta manera en cada longitud de tubería.



0 comentarios:

Publicar un comentario