Preparación de la Base.

Se desprende de las consideraciones de la sección anterior que, dentro de ciertos límites, el espesor de la base es inversamente proporcional al soporte del lecho sobre la cual reposa.

Las características de la subrasante son comúnmente variables a lo largo de un tramo a pavimentar, lo que da origen a espesores también variables para las bases.

El espesor de la base es calculado teniendo en cuenta el CBR mínimo.

Es de buena práctica verificar tales espesores, antes de la ejecución, con referencia a los ensayos realizados en el campo, para la comprobación de los valores mínimos de CBR.

Las subrasantes deben ser estadísticamente analizadas en cuanto a su soporte, pues en muchos casos esta puede presentar valores que resulten en una disminución del espesor de las bases, con apreciable economía.

Durante la ejecución de la base es importante observar las especificaciones en cuanto a las operaciones de mezclado, homogeneización y compactación, para garantizar un CBR mínimo y el comportamiento más uniforme posible.

La base debe ser además controlada geométricamente por el estacado colocado a lo largo de la plataforma y lateralmente a ella, capaz de definirla planimétricamente dentro de los siguientes rigores:

a) Separación horizontal con relación al eje = 3 cm;

b) Nivelación: 2 cm, como máximo, entre puntos aislados y k02,0· para eje, siendo k en kilómetros.

0 comentarios:

Publicar un comentario