Transporte y Distribución del Cemento.

Cuando las etapas diarias de trabajo son grandes, la cantidad de cemento a transportar alcanza a decenas de toneladas, siendo necesaria una previsión adecuada de los medios de transporte.
Dependiendo de los recursos, el cemento puede ser transportado en sacos o a granel.

Cuando se emplea el transporte a granel, la distribución es hecha por equipo especial, acoplado a las unidades transportadoras.

El equipo distribuidor es provisto de un regulador de descarga continua, que esparce el cemento sobre el suelo pulverizado.

Es necesario hacer la calibración previa a la descarga y hacerla con frecuencia, para que se mantenga la dosificación correcta del cemento por unidad de área. La verificación de descarga es comúnmente hecha del siguiente modo:

a) Se colocan dos o tres bandejas de 30 cm x 50 cm de área, con bordes de aproximadamente 5 cm de altura, bien raso al suelo y dispuestas longitudinalmente en cierto espacio; después se pasa el distribuidor de cemento, las bandejas son recogidas y pesado cada contenido;
b) Las tolerancias para las diferencias en peso de las bandejas son de ± 0,4 %;
c) Ocurriendo diferencias mayores, se debe verificar el equipo y ajustarlo;
d) Un otro cuidado a tomarse en cuenta es el control de la carga total del cargamento de cemento con relación al área de distribución.

Cuando la distribución es hecha en sacos, el problema se resume en calcular el número de sacos de 50 Kg a ser distribuido uniformemente a lo largo del tramo.

Los sacos son colocados en filas y espaciados entre sí en el sentido longitudinal y transversal, siguiendo las medidas calculadas.

Hecha la distribución, los sacos son abiertos y su contenido esparcido manualmente por obreros.
Los sacos son levantados por el fondo y al mismo tiempo desplazados transversalmente al eje del camino formando fajas de cemento.

 Figura 2 – Distribución de sacos y esparcimiento de cemento

La uniformidad de la capa de cemento distribuido se da por el esparcimiento complementario, hecho con rodillos manuales.

Es alternativa para esto el uso de rastrillos de arrastre, remolcados por un tractor liviano de ruedas neumáticas.

La operación de distribución y esparcido de cemento debe ser hecha dentro del menor intervalo de tiempo posible, de forma de permitir el inicio de la mezcla en seguida, con la idea del aprovechamiento del plazo de 6 horas establecido para todas las operaciones hasta el acabado final (sección 3.4 de las especificaciones).

0 comentarios:

Publicar un comentario