Dimensionado en planta del cimiento.



El dimensionado de la superficie de cimentación, o superficie de contacto cimiento o zapata con el terreno, depende de la distribución de presiones en dicha superficie.

Como se ha visto en el capítulo anterior ¡a distribución real de presiones y asientos en el terreno es muy variable, según la rigidez de la zapata y el tipo de terreno.

Esta variabilidad en la forma de distribución de presiones y asientos, puede simplificarse sin excesivo error, en zapatas aisladas utilizando para su cálculo y estudio un diagrama de distribución de presiones lineal. En cimientos o zapatas continuos o lineales, esta simplificación puede conducir a errores importantes y requiere para su estudio aproximarse a modelos de distribución de presiones y deformaciones más ajustados a los reales.

La distribución de presiones bajo la zapata, considerando el caso de carga vertical y momento en una sola dirección, se admite que es plana, con sección rectangular, uniforme fig. 3.4 a) para carga vertical centrada.

La carga vertical y el momento, es equivalente a una sola carga vertical N1, aplicada en un punto A con una excentricidad e = . (M/N1)Al ser la carga excéntrica produce una distribución de presiones, no uniforme, sino trapezoidal o triangular, figura 3.4 b) y c), según sea menor o mayor la excentricidad.

Para excentricidades grandes, fig. 3.4 d) la tensión máxima o tensión de pico, puede llegar a sobrepasar el valor de la tensión admisible del terreno, dando lugar a la rotura o plastificación del mismo, bajo una zona más o menos amplia de la zapata.

En algunos casos o situaciones límites puede calcularse la zapata considerando que el terreno reacciona plastificándose bajo un área eficaz cuyo centro de gravedad coincida con el punto de aplicación de la carga. 

1 comentarios:

jbac dijo...

muy interesante, tienen alguna sugerencia para construir sotano de muros en terreno limo arenoso, de tres metros de profundidad, el sotano mide 36 metros largo por 8 metros de ancho y tres metros de profundidad, saludos ingeniero Amundaraín

Publicar un comentario