Formas de trabajo y solicitaciones de los pilotes.




El pilote es un elemento de transmisión de cargas al terreno, distinguiéndose dos formas fundamentales de trabajo:

a) Pilotes flotantes, inmersos en terrenos de resistencia media a baja y que transmiten la mayor parte de la carga por rozamiento a través del fuste.
b) Pilotes columna, apoyados o empotrados en una base mucho más resistente que el terreno superior y que trabajan predominantemente por punta.

Al ir aumentando la carga sobre un pilote flotante cada vez llega a la punta un porcentaje mayor de aquella y en la rotura se produce la plastificación de un bulbo de terreno en torno a la base del pilote. Se han propuesto hipótesis muy diversas sobre la forma y dimensiones de ese bulbo plastificado (fig. 5.8).

En los pilotes columna es importante que la capa de apoyo tenga resistencia y espesor suficiente para que no se produzcan fenómenos de punzonamiento bajo las fuertes cargas que llegan a la punta.
En la cimentación de un edificio los pilotes estarán sometidos predominante- mente a cargas verticales, pero en algunos casos deben tenerse en cuenta otros tipos de solicitaciones como son:

—Cargas horizontales debidas al viento, empujes de arcos o muros, etc.
—Rozamiento negativo al producirse el asiento del terreno en torno a pilotes columna por haber extendido rellenos o sobrecargas, rebajar el nivel freático o tratarse de suelos blandos aún en proceso de consolidación.
—Flexiones por deformación lateral de capas blandas bajo cargas aplicadas en superficie.
—Esfuerzos de corte, cuando los pilotes atraviesan superficies de deslizamiento de taludes.

                         Fig. 5.8- Formas de rotura del terreno bajo un pilote, según diversos autores.

0 comentarios:

Publicar un comentario