TIPOS DE ESTRUCTURAS DE CONTENCIÓN.


En primer lugar deben distinguirse dos tipos de estructuras de contención:

— Las rígidas, que son aquellas que por sus dimensiones, materiales y constitución morfológica, cumplen su función sin cambiar de forma, al experimentar las acciones ya enumeradas. Ello implica que sus movimientos serán prácticamente de giro y desplazamiento del conjunto, sin que aparezcan deformaciones apreciables de flexión o acortamiento. Pertenecen a este grupo la mayoría de los tradicionalmente llamados muros.
— Las flexibles, que son aquellas en que por sus dimensiones y morfología cumpLen su función experimentando deformaciones apreciables de flexión. Pertenecen a este grupo los wblestacados y las pantallas continuas de hormigón armado.
También cabe añadir, a estas definiciones —como luego se verá— que en las estructuras rígidas los posibles cambios de forma (aunque no apreciables) no influyen en la magnitud o distribución de los empujes del terreno, sin embargo, en las flexibles los cambios de forma pueden influir claramente en la distribu. ción —y magnitud— de dichos empujes.
Entre los tipos de estructuras rigidas pueden distinguirse (fig. 7.2): 

 Fig. 7.2  Tipos de estructuras rigidas.

a) Muros de mampostería (con o sin cemento de unión)
b) Muros de hormigón
b- 1) En masa o de gavedad
b-2) Armado: En voladizo (L, T invertida, etc.), de contrafuertes, atige rados etc.
c) Mixtos
c-l) Muro jaula o criba
c-2) Tierra armada
c-3) Suelos reforzados  y entre las flexibles (fig. 7.3):

   Fig. 7.3 Tipos de estructuras de contención flexibles.

a) Tablestacados
b) Pantallas continuas «in situ»
b-l) De paneles armados
b-2) De paneles pretensados
b3) De pilotes tangentes o secantes
c) Pantallas discontinuas «in situ» (Pilotes independientes y micropilotes)
d) Pantallas de paneles prefabricados
e) Entibaciones, con varios niveles de apoyo.

En estas estructuras flexibles, por lo general, se introduce el elemento artificial en el terreno, por debajo del nivel final de excavación, en una longitud tal que la reacción o empuje en el intradós sea importante y comparable cori 1 empuje del trasdós. Si la longitud es tal que asegura el equilibrio del conjunto —con una adecuada seguridad— la estructura puede quedar en voladizo. Pero si ello requiere gran longitud, se puede preferir —por razones económicas— el disponer uno o más niveles de apoyo (mediante anclajes o puntales) que proporcionen la reacción necesaria para soportar los empujes del trasdós. Ello conlleva, además, la ventaja de reducir los esfuerzos de flexión que se generan en la propia pantalla, limita sus propios movimientos, etc. (fig. 7.4). 


Fig. 7.4.—Sistemas de soporte lateral de pantallas.
Más adelante se analizarán las características propias de cada una de estas estructuras y su forma de cálculo global, ya que —para ello— hemos de analizar previamente la naturaleza, magnitud y distribución de los empujes de tierras.

0 comentarios:

Publicar un comentario