ESTABILIDAD GLOBAL DE LAS CIMENTACIONES.

Uno de los aspectos más importantes del estudio de una cimentación es el relativo a su estabilidad global. Este estudio sólo puede omitirse cuando se trate de cimentaciones de obras de fábrica en terrenos llanos y firmes.

A estos efectos, se entienden por «llanos» aquellos cuya pendiente medida en el entorno de la cimentación (entorno con amplitud del orden de 5 veces el ancho B, del cimiento) no supera el 10%, y por «firmes» aquellos que no presentan ningún signo de inestabilidad previa, ni evidencien que lo puedan presentar en el futuro. Véase figura 4.4.

EJEMPLOS DE SITUACIONES DE ESTABILIDAD GLOBAL A ESTUDIAR
FIGURA 4.4. EJEMPLOS DE SITUACIONES DE ESTABILIDAD GLOBAL A ESTUDIAR


Todas las cimentaciones de obras de fábrica que hayan de establecerse sobre terrenos inclinados (o en pendiente) así como todas las cimentaciones de los terraplenes, ya sea en terrenos in- clinados o llanos, deben analizarse frente al problema de estabilidad global. En la figura 4.4 se in- dican, a título de ejemplo, algunos esquemas de este modo de fallo.

El análisis de estabilidad global se hará empleando los métodos de cálculo de equilibrio límite (métodos de cálculo de estabilidad de taludes tales como los de Janbu, Bishop, Morgenstern y Price, etc.). La descripción de estos métodos queda fuera del alcance de esta Guía.

Los coeficientes de seguridad exigibles deben fijarse en cada caso concreto, en función de las características del terreno y de la obra en cuestión. Mas adelante de esta Guía se formulan reco- mendaciones concretas para algunos casos frecuentes.

En términos generales, y a falta de otra información específica, se recomiendan los coeficientes de seguridad mínimos que se refieren en la tabla 4.1.

TABLA 4.1. ESTABILIDAD GLOBAL: COEFICIENTES DE SEGURIDAD MÍNIMOS
(*) Como valor del coeficiente de seguridad para la combinación de acciones casi permanente, en situaciones transitorias y de corto plazo, podrá adoptarse el coeficiente de seguridad F2, o F2,red, según sea el caso.

En general se recomienda la aplicación de los coeficientes de seguridad indicados como normales en la tabla 4.1.

Si la importancia de la obra, o la trascendencia económica y social de la misma así lo aconsejasen, el Proyectista o el Director de las Obras podrán adoptar coeficientes de seguridad mínimos superiores a los indicados como normales.

Los coeficientes reducidos serán de aplicación únicamente en construcciones provisionales o auxiliares, cuando no exista riesgo físico para las personas, y cuando la importancia económica del fallo sea escasa.

Salvo justificación expresa en otro sentido, se estima que los coeficientes de seguridad listados en la tabla 4.1 —muy especialmente los correspondientes a situaciones accidentales—, deben ser de aplicación únicamente a las obras, no a las laderas en general o a zonas mucho más amplias, fuera de la zona de influencia real de las referidas obras.

0 comentarios:

Publicar un comentario