Concreto Hidrófugo

esta mezcla se prepara con una parte de cemento y 2½ ó 3 partes de arena fina (MCI 1:2½ o 1:3) agregándose hidrófugo químico en proporción del 10 % de agua utilizada en la mezcla.

Para facilitar la trabajabilidad del concreto y mejorar su adherencia, es posible agregar no mas de 1/16  partes  de cal   viva hidratada,  debido a que ante un exceso de cal,  el  hidrófugo pierde  su efecto:  el   hidrófugo necesita de mezclas ricas en cemento,  ya que en mezclas a base de cal,  como aglomerante  principal no produce efecto.

La mezcla de concreto hidrófugo se coloca en capas superpuestas, mediante cuchara (con la cual se la va aplanando) procurando el solape entre una cucharada y la otra para no producir intersticios. Hasta lograr  el   espesor   deseado   (1,5   a   2   cm).   La   generalizada   técnica   de   “salpicado”   sobre   paramentos,   es evidentemente mas rápida, pero no constituye garantía alguna de aislación hidrófuga.

Como la inclusión del cemento incrementa la contracción de la mezcla y la consecuente aparición de fisuras al   estar   expuesto   a   una   aireación   intensa,   una   vez   aplicada   la  mezcla,   debe   procurarse  
taparla   con elementos  húmedos  y protegerla del  calor  a fin de  lograr  un  tiempo de fragüe normal  e hidratación homogénea, siendo mas aconsejable la aplicación inmediata de la mezcla para la mampostería de elevación,  con lo que además de lograr el mismo efecto, se ahorra en tiempo.

Aumentar la proporción de cemento no mejora la calidad de la mezcla, pues con ello se incrementan los riesgos recién señalados, por lo que se recomienda no superar la proporción de 1:2½, la cual presenta un menor riesgo de fisuras, que por ejemplo la mezcla 1:2.

0 comentarios:

Publicar un comentario