Losa Cerámica Con Viguetas

Estas   losas   se   componen   básicamente   de   un   elemento estructural que es la vigueta, un elemento de volumen o masa (el bloque cerámico) y un elemento unificador que da cohesión al conjunto, que es  la capa de compresión constituida por un hormigón alivianado,  en donde se reemplazó al canto rodado (agregado grueso)  por un agregado de menos peso como ser arcilla expandida o “leca”.


Para   alivianar   aún   mas   el conjunto,  se  suele  reemplazar al   bloque   cerámico   con bloques   de   poliestireno expandido. También se dispone de bloques  de hormigón.

Las viguetas se comercializan   en  longitudes que arrancan desde el  metro,  aumentando  gradualmente de a 10 cm, hasta completar los 7 m.

No se puede   lograr   un   sistema   de   losa   cruzada   con   las   viguetas, las mismas   solo descansarán en dos paredes opuestas. Se prefiere por cuestiones económicas, que ante un local rectangular se elija la luz mas corta para el apoyo,  lo que aliviará el trabajo de las viguetas. El largo máximo de cada una, estará dado en función de la distancia entre apoyos, a la que se le agregará unos  centímetros mas en razón de permitir su apoyo.
Tales centímetros oscilarán entre los 14 (7 de cada lado) y los 16 cm (8 de  cada lado). De lo dicho se desprende que las viguetas deben apoyarse por lo menos 7 cm sobre lo que será su soporte, sea  éste pared o viga. Cuando dos losas convergen en una misma  pared,  y esta es demasiado fina para albergar el conjunto de  viguetas  de ambas unidades   (por  ejemplo en paredes  de 15  cm), se procederá a un desfasaje de las viguetas para permitir así su correcto apoyo (ver figura).  




 
La   separación   entre   las   viguetas,   se   dará   en   función   del tamaño de los bloques utilizados, de modo que éstos no entren a   presión   y   cuyas   dimensiones   varían   según   la  marca.  La altura   de   los  mismos   cambia   según   la   luz   y   la   carga   que soportará  la  losa,  así   tendremos bloques de 8 cm de altura,  aplicables ante luces de hasta 3 m y bloques de 13 cm de alto, para luces mayores a 3 m.

Luego de ubicadas las viguetas se procederá a la colocación de los bloques, primero uno en cada extremo (a manera de guía) cuidando de dejar un pequeño juego lateral a fin de absorber  la   expansión   del   hormigón   por   la   humectación   a   la   que   serán  expuestos  los bloques posteriormente,   justo antes de hormigonar.


Si   la  losa  tiene mas de dos metros de ancho,  se procederá a su apuntalamiento  mediante   tirantes   (soleras)  perpendiculares a las viguetas, para evitar su flexión. Conviene darle una contraflecha en  la parte central de la losa del orden de 1 o 2 mm por cada metro de  luz. Los puntales serán retirados recién después de que el hormigón  haya endurecido lo suficiente, entre 15 y 20 días.

Una vez hecho el apuntalamiento se procede a colocar la totalidad  de los ladrillos y se los riega abundantemente a fin de mejorar la  adherencia   con   el   hormigón,   a   la   vez   que   evita   que   éste   se  contraiga y provoque fisuras.

Cuando ya se haya realizado dicha tarea, finalmente se produce el  hormigonado de la capa de compresión.

Es conveniente; en especial para luces mayores a 4 m; colocar armadura en forma de parrilla (usualmente se recurre a la   malla cima) por encima de los bloques, tendiente a distribuir equilibradamente las cargas a lo largo de toda la superficie. 

Esta malla o parrilla  irá  tapada por   la capa  de compresión,  cuyo espesor  mínimo  será de 5 cm,   incrementándose en  proporción a la luz a cubrir. Así tendremos 5 cm para una luz de hasta 3 m y 8 cm para una luz de entre 5 y 6 m.

A manera de recomendación, es importante saber que dada la fragilidad de los bloques huecos, se debe disponer de tablones   sobre los cuales se desplazarán los operarios para ejecutar cualquier tipo de tarea, o en todo caso pisar sobre las viguetas,  evitando apoyarse sobre el cerámico.


Los   cierres   de   borde   de   estas   losas,   se   harán  mediante  tableros que harán las veces de encofrado lateral, clavados a tablas que a su vez estarán sujetadas firmemente mediante  clavos   gancho(fig. 1).   En   paredes   de   30   cm  se   puede  utilizar   directamente   la   mampostería   (fig. 2).   Para  completar lateralmente la losa (si fuera necesario) podemos  recurrir a los siguientes artilugios: puede que calce justo y  la vigueta nos quede apoyada encima de la pared (fig. 3),  pero puede que no se complete  la anchura de  la  losa,  en  cuyo caso podemos recurrir a la colocación de otra vigueta  (fig. 4)   a  poner  una   tabla  de   fondo  para   completar   con  hormigón (fig. 5) o a apoyar los bloques directamente sobre  la pared (fig. 6) solución esta última no aplicable a paredes  que continúan hacia planta alta o recibe alguna carga.

Cuando la situación es longitudinal a las viguetas, se recurre a dos soluciones posibles: encimar los bloques sobre la pared   (fig. 7) o completar con una tabla a manera de tablero de fondo y rellenar con hormigón (fig. 8).

Como  se  puede  ver   en  la  figura   inferior  derecha   (fig.  9),  este   tipo de   losas   también  se  puede  adaptar  a   formas  no  ortogonales.


Algo  importante es  no olvidar  el  curado del   la capa de compresión,  para  lo cual  debemos  mantener  húmeda  la  losa  cubriéndola con paja o bolsas mojadas, o regándola cada tanto durante los dos días subsiguientes.

Para el  caso de hacer  una ampliación,  se deberá romper  la pared para permitir el  embutido de las viguetas (fig.10).

Para soportar un tabique se pone una doble vigueta en el sentido de la misma.

1 comentarios:

javier ojeda dijo...

Hola que tal, te hago una consulta, yo tengo un voladizo de 1 mt que sobresale y quiero hacerle una pared encima en el borde como para aprovechar el espacio, la consulta es si las viguetas aguantan el peso de una pared de ladrillos huecos o es posible que ceda, desde ya muchas gracias.

Publicar un comentario