Otros Elementos Constructivos: Encepados.



Son bloques prismáticos que unen las cabezas de varios pilotes para que trabajen conjuntamente y sirven de base al pilar o elemento estructural.
 
La norma española CPE-78 indica que: por razones de retracción, los encepados han de realizarse con cementos de categoría no superior a 350, con una dosificación de 250 a 400 kg/m3. La resistencia característica a conseguir será de 175 kp/cm2 para el caso de encepar pilotes in situ, de 225 kp/cm2para pilotes prefabricados en obra y de 275 kp/cm2para pilotes prefabricados en taller. 

El árido máximo a emplear será inferior a 40 mm y el asiento en el cono de Abrams será: a) De 3 a 5 cm para hormigón de consistencia plástica, a compactar por vibrado. b) De 10 a 15 cm para hormigón de consistencia fluida, a compactar mediante picado con barra.

Los encepados se construirán sobre un hormigón de limpieza de 50 kp/cm2 de resistencia característica, con 150 kg de cemento por metro cúbico como mínimo.

Las armaduras serán de acero A42, y se situarán con un recubrimiento mínimo de 15 cm sobre el hormigón de limpieza y de 10 cm a los paramentos verticales. La entrega del hormigón del pilote en el encepado será de 5 a 7,5 cm.

Debido a su gran canto, el dimensionamiento se hace por métodos semiempíricos, siendo el más utilizado el denominado «método de las bielas» que imagina La transmisión de las cargas del pilar a los pilotes a través de unas «bielas» de hormigón. En general no es necesario tener en cuenta el peso propio del encepado.
 
La norma tecnológica CPE-1978 especifica las dimensiones y armaduras de los encepados tipo, pero en general resulta excesivamente conservadora, por Lo cual se discute su empleo entre los constructores de pilotes.

La situación no ha mejorado con la aparición de la EH-82, la cual establece que el canto del encepado no deberá ser inferior a 1,5 veces el diámetro de Los pilotes, ni la distancia entre el contorno de los pilotes y las caras verticales del encepado inferior a 25 cm ó 0,5 diámetros. Sin embargo, estas prescripciones suelen dar Lugar a encepados desmesurados con mal aprovechamiento del hormigón.

Por otra parte la citada Instrucción da lugar a considerable confusionismo empleando, por un lado, el método de las bielas y, por otro, calculando los encepados como zapatas flexibles, o como ménsulas cortas, según los casos. Distingue los tres tipos siguientes (fig. 6. 1). 


 
Fig. 6.1.—Vuelo y canto de los encepados.

En general conviene que los encepados sean lo más rigidos posible, dentro de unas limitaciones económicas, por lo que el tipo más normal es el 1 y, a veces. el II. El tipo III suele darse muy rara vez en edificación, siendo más propio de los grandes encepados de pilas de puentes, instalaciones industriales, etc.

El encepado para un solo pilote puede calcularse a partir de las cargas puntuales sobre macizos pero, en general, se coloca una armadura del tipo de la indicada en la fig. 6.2. Este caso sólo es aplicable cuando el encepado está convenientemente arriostrado en dos direcciones.

En el caso de 2 pilotes (ver fig. 6.3) resulta como tracción en la armadura inferior.


 Fig. 6.2.—Encepado sobre un pilote. 

 Fig. 6.3.—Bietas en el encepado sobre 2 pilotes.

Si en la base del pilar actúa un momento, puede suponerse que da lugar a una tracción adicional

 
La armadura necesaria para resistir esta tracción debe disponerse, sin reducción, en toda la longitud del encepado, levantando las barras en su extremo, para asegurar el anclaje de las mismas (fig. 6.4).

Se aconseja tomar como canto útil 
 
Las condiciones de resistencia a compresión de las bielas son: 

siendo s1 el área de los pilotes.

A la carga P debe aplicársele el correspondiente coeficiente de mayoración.
Para mejorar la resistencia a torsión del encepado (a la que también ayudan las riostras) debe colocarse en la cara superior una armadura de 1/8 a 1/5 de la inferior (según la EH-82 >= 1/10), así como una armadura de pie! constituida por cercos verticales y horizontales de sección. 



 
Para encepados sobre un número mayor de pilotes el cálculo es análogo, partiendo, en cada caso, de la geometría de las posibles bielas. A efectos prácticos pueden utilizarse las expresiones simplificadas y las capacidades mecánicas que se indican en el Cuadro 6.1.

El armado puede hacerse únicamente con una armadura de zunchado perimetral Np (en la cara inferior del encepado) junto con un mallazo inferior, o mediante una armadura perimetral algo menor completada con unas bandas de armadura Nm (cada una de ellas) uniendo cada dos pilotes y cruzando el encepado.

La EH-82 recomienda además colocar unos cercos de suspensión de la armadura principal, en el centro de la distancia entre pilotes o repartida entre ellos (pilotes muy separados) (fig. 6.6). La tracción a resistir por esta armadura se fija en P/l,5 n, siendo n el número de pilotes.

En el caso de encepados flexibles o de forma alargada y grandes vuelos debe hacerse un cálculo detallado comprobando la resistencia a cortante y punzonamiento en las secciones críticas, tal como se indica en la EH-82. 

 CUADRO 6.1 ARMADO DE ENCE3PADOS.

 Figura 6.6 Cercos de suspensión.

0 comentarios:

Publicar un comentario