Tipos De Entrepisos: Entrepiso flotante, Entrepiso de madera, Entrepiso metálico

Tendremos  tantos  tipos de entrepisos,  como  tipos de  losas existan para construirlos,   los que a su vez pueden o no ser flotantes, o pueden constituirse de algún otro material diferente a una losa, como ser la madera o los perfiles metálicos.

A  los distintos  tipos de entrepisos (definidos por  su  tipo de  losa)  que se describieron anteriormente,  se les suman  los  siguientes:

Entrepiso flotante:

Como   ya   se   dijo,   el   entrepiso   flotante   cumple   la  misión   de   aislar   acústicamente   a   dos   ambientes   verticalmente   consecutivos, interponiendo un material fonoabsorbente de la manera descripta en elementos aislantes, por lo que no se   ampliará mas el tema, amén de algunas características técnicas y/o constructivas que quedaron en el tintero:

El  zócalo no debe   tocar   el  piso,  de   ser   así   el  mismo estaría  actuando  como puente   acústico,   abriéndole  paso a   las   vibraciones, las que solo pueden transmitirse a través de vía sólida. Para esto, el contacto entre el piso y el zócalo, se dará  mediante un sellador de tipo elástico, el que además impedirá la entrada de agua a la junta de dilatación perimetral ubicada   debajo del zócalo.


Las capas aisladas del entrepiso (piso  y   contrapiso)   no   deberán   entrar   en  contacto   con   paredes,   marcos,  revoques   ni   zócalos,   por   lo   que   las  planchas de poliestireno,   treparán por  las paredes hasta la altura del zócalo.

Para  que el  hormigón del  contrapiso  no se cuele por las juntas formadas por  las   planchas   de   poliestireno,   se  extenderá  por  encima  de éstas,   films  solapados  de   fieltro  asfáltico,   con   el  fin   de   evitar   la   creación   de   puentes  acústicos.

Son económicos y sencillos de hacer.

Estos entrepisos pueden ser aplicados  indistintamente   a   viviendas,  oficinas,  locales comerciales e industriales.

Entrepiso de madera:

Son entrepiso ultralivianos, constituidos por vigas y correas de sección rectangular, a los que se les aplica un entablonado,   el que puede quedar como piso final o en su defecto, agregarle algún tipo de revestimiento.

Un contrapunto de los entrepisos de madera, son los crujidos que presenta su estructura, cuando se camina sobre ellos, sin mencionar el sonido producido por los propios pasos. 

Generalmente se los aplica para generar entrepisos de pocas luces o para elevar visualmente un ambiente (como ser una  pieza) en locales monoambientados.

Sobre el entablonado se puede usar otro revestimiento, e incluso hormigón, mediante el cual se puede aplicar un piso de  mosaicos por dar un ejemplo.

La separación entre vigas es del orden de los 3,5 a 5 m, mientras que las correas se separan unos 35 a 60 cm.


Entrepiso metálico:


Constituidos por viguetas de perfil metálico “doble T”, entre las cuales se elabora  un forjado o bovedilla, el que puede ser  de ladrillo u Hº Aº. la separación entre  las viguetas se da en función del tamaño de la bovedilla a realizar.

Actualmente   se   encuentra   casi   en   desuso   por   su   costo   y   por   problemas   de  fisuración de cielorrasos que presenta. La versión moderna de la bovedilla es la  losa cerámica.

0 comentarios:

Publicar un comentario